Fianza de fidelidad

Los 5 tips que debes de saber para mantener activa tu línea de afianzamiento

13/8/2021
Compartir
Ivonne Sánchez Vega
Especialista en fianzas y seguros

Cuando algún beneficiario o dependencia le solicita una fianza a sus contratistas, es más común de lo que crees que el proyecto enfrente demoras, por el tiempo que le lleva a cualquier afianzadora el autorizar o actualizar una línea de afianzamiento.

Si bien, el autorizar una línea de afianzamiento es un proceso muy similar al que ocurre con los bancos cuando les solicitamos un crédito, todo proyecto requiere que los pasos se desarrollen acorde con lo que está estipulado.

Debes considerar que, para que una afianzadora trabaje contigo, es importante que te conozcan integralmente. Los tres puntos cruciales a considerar por estas instituciones regularmente son:

  • Capacidad económica. El fiado debe contar con un buen respaldo económico para hacer frente a sus obligaciones cuando se presente una reclamación procedente, el cual se obtiene de los estados financieros y las declaraciones de impuestos que se solicitan para el trámite del alta.

  • Capacidad técnica. Se conoce por medio del currículum de la empresa y por el tiempo que lleva dada de alta en Hacienda.

  • Capacidad moral. Se mide verificando el historial del cliente en el Buró de Crédito, ya que este refleja claramente cómo hace frente a sus obligaciones crediticias.

Considera que si alguno de los puntos mencionados anteriormente es bajo o delicado, te requerirán otras garantías que puedan, en caso de que sea necesario, solventar las obligaciones del fiado, tales como:

  • Bienes inmuebles. Dependerá mucho del monto a afianzar, debido a que, si es bajo, el bien inmueble solo se puede señalar en el contrato. Sin embargo, si es una cantidad alta, en ocasiones puede utilizarse para otorgar una línea de afianzamiento mayor.

  • Depósitos en garantía. Se puede depositar el monto de la fianza en una cuenta de la institución, al menos por el tiempo que dure la obligación.

  • Bienes muebles. Solo algunas instituciones los aceptan; y aunque no es común usarlos, también suelen ser una opción viable.

  • Cartas de Crédito. Son instrumentos bancarios los cuales respaldan al fiado.

Como has podido notar, el alta de una línea de afianzamiento conlleva un análisis detallado que puede tomar un par de días. Y debes considerar que cuando se requieren garantías adicionales se puede necesitar más tiempo.

Por esta razón, debes ser muy cuidadoso y no dejar para el final este trámite. Obviamente, cuando el fiado ya tiene un tiempo considerable trabajando con una afianzadora, el proceso será mucho más sencillo debido a que, de cierta forma, tu historial como cliente demuestra que se puede trabajar contigo sin que exista mucho riesgo.

Dado lo establecido anteriormente, te compartimos cinco tips que debes considerar para mantener activa tu línea de afianzamiento.

Tip 1. Tener absolutamente todo lo de tu expediente en regla.

Con ello podrás comenzar desde cero o evitar que se prolongue mucho tiempo mantener activa tu línea de afianzamiento. Recuerda que regularmente:

  1. La afianzadora integra un expediente completo de tu empresa, el cual incluye escrituras, identificaciones, títulos, autorizaciones, registros fiscales y otros.

  2. Posteriormente revisa la capacidad financiera de la empresa, es decir, que sus activos sean suficientes para garantizar el cumplimiento de la obligación que se desea afianzar. 

  3. Cumplidos los puntos anteriores, la afianzadora te autorizará tu línea de afianzamiento, o bien, te solicitará garantías adicionales.

Tip 2. Estar consciente de que la duración del trámite depende de qué tan preparado estés.

Si ya tienes una línea de afianzamiento con alguna compañía y, por exigencias de contrato o cualquier otro motivo, necesitas establecer una nueva línea con otra afianzadora, debes estar preparado y hacer el trámite con tiempo.

Lo anterior se debe a que el proyecto puede retrasarse mientras la nueva afianzadora otorga o actualiza el importe autorizado.

Tip 3. Contar con una línea de afianzamiento autorizada por parte de tu afianzadora.

Te conviene que tu empresa cuente con una línea aprobada por parte de tu afianzadora, con el fin de que la póliza pueda ser emitida de forma inmediata.

Tip 4. Estar atento para actualizar tu línea de afianzamiento cuando sea necesario.

La verdad es que son trámites muy sencillos que te pueden ahorrar la pérdida de días o semanas valiosas, sobre todo cuando tengas la urgencia de una fianza.

Tip 5. Consigue un proveedor del servicio realmente confiable.

Recurre a los servicios de un agente intermediario especializado en fianzas y seguros de crédito y caución que en el proceso de intermediación:

  • Te brinde seguridad, tranquilidad y protección, todo acorde a las necesidades de tu empresa. 
  • Tu  agente intermediario como Garanza debe ser una fortaleza para tus operaciones, a través de un modelo de servicio personalizado y cuidadoso.

    Es evidente que mantener activa tu línea de afianzamiento no es nada complicado, lo único que tienes que hacer es estar atento al proceso y dar seguimiento a los trámites.

    Lo mejor es que hay profesionales que se dedican a ello, y Garanza te guia y orienta para que no tengas que preocuparte por tu fianza. 

Compartir

Suscríbete
a nuestro blog

*Como agentes, no contamos con facultades para aceptar riesgos, suscribir o modificar pólizas, así como realizar cualquier acto de coacción para la contratación de la fianza o el seguro con alguna institución determinada.